Porque viajar

viajar photo

Son muchas las razones que me invitan a viajar y son diferentes en cada una de las etapas de mi persona. Sin embargo hay un denominador común que se repite en cada una de los diferentes momentos y es que me gusta lo que me hace sentir/ me gusta como relativizo mis problemas cotidianos cuando estoy a kilómetros de distancia de ellos, me encanta como descubronuevas facetas de mi persona y de mis compañeros de viaje, me parece fascinante la de cosas nuevas que aprendo.

Viajar me invita a reflexionar y a hacerme preguntas que nunca se me habían pasado por la cabeza, me abre los ojos y el corazón.  Más que la foto perfecta, busco la emoción y el aprendizaje. O quizás simplemente los encuentro.

Nunca he vuelto de un viaje con la sensación de no haber aprendido nada. Para mi,  viajar es una forma de dar respuestas y motivos a mi alma, una forma de darle vida a la vida.

Aunque hay sitios a los que no volvería, nunca he sentido que no valió la pena la visita. Casi siempre me llevo algún souvenir de calidad del lugar que visito. Hablo de  aquellos souvenirs que cuelgas en las paredes de tu alma y embellecen tu vida, recuerdos que te acompañaran y alumbrarán tu camino cuando menos lo esperes.

No existe un viaje sin vida ni vida sin “viaje” alguno. 

Cada día estoy más convencida de que viajar es una cuestión de actitud, que no necesitas moverte mucho para viajar, parte del viaje es la “apertura”. Hay gente que ha estado en muchos sitios, pero se pasean en modo hermético. Pasan por  lugares y no permiten que los lugares pasen por ellos, ven el mundo desde fuera y se involucran con poco y nada de lo que les rodea…

Creo que eso pasa cuando  tendemos a creer que tenemos todas las respuestas, sin embargo he llegado a la conclusión de que  no nos preguntamos lo suficiente. Y he llegado a esta conclusión gracias a los viajes. Viajar supone una inyección de humildad necesaria, es una vacuna contra la ignorancia y una  invitación al cuestionamiento, que nos ayuda a abrir nuestros corazones y liberar nuestras mentes.

Definitivamente es una de esas actividades que debería estar prescrita por el médico